Debate

Blog de opinión y participación. Para poder publicar comentarios, debes haber entrado con tu login de registro en la web. Si aún no te has registrado, por favor accede aquí. Si quieres colaborar con textos propios de opinión, por favor escribe a debate arroba aediso punto org.


Imprimir

Tres Reflexiones del Sur

Escrito por Virginia Unamuno Kaschapava . Publicado en En voz alta

vunamuno 2013

Por Virginia Unamuno
Investigadora Independiente del CONICET, Instituto de Lingüística, Universidad de Buenos Aires

 

He decidido usar este espacio para plantear tres temas que me preocupan desde hace un tiempo en mi quehacer como investigadora del sur. Asumo esta identidad sureña no sólo porque escribo desde Argentina, sino porque lo hago mirando al norte, escribiendo para el norte. Por cierto, una práctica bastante habitual entre nosotros. Condicionados por la posición periférica en que nos encontramos respecto al modo de hacer y al modo de hacer circular la ciencia, nos volvemos esquizofrénicos de la palabra. Escribimos para un norte cuya agenda científica nos atraviesa y nos coarta en los modos de mirar: vemos desde el señalamiento que otros hacen en otros contextos y en el marco de otras historicidades, y construimos relevancias a partir de los intereses científicos y sociales que se construye en otro lado.

Escribimos no sólo en la lengua de otros, sino en el lenguaje de otros. Contribuimos al “pensamiento global” y nos volvemos productores y reproductores activos de discursos hegemónicos. Por otro lado, escribimos para el sur. Un sur que a veces resiste a la unificación del saber y el pensar, y que define otras agendas en relación con procesos de revisión de las relaciones norte-sur, de emergencia de identidades del quehacer poscolonial. A este sur, les hablamos en “otro idioma” y le discutimos en otros formatos de escritura científica y académica. A este sur, le hablamos cotidianamente en las clases, en los barrios, en las fábricas, durante el trabajo de campo, en las barricadas. Esta palabra esquizofrénica nos lleva a veces a reflexiones que puede ser interesante compartir.

Imprimir

La mentira os hará libres

Escrito por Enrique Martín Criado . Publicado en En voz alta

Enrique Martin Criado

Por Enrique Martín Criado
Profesor en el departamento de Ciencias Sociales de la Universidad Pablo Olavide, Sevilla

 

¿Qué es un “falso refugiado”? ¿Qué textos y relatos ha de presentar para que se considere su historia como “verdadera”? Son algunas de las cuestiones que nos plantea Gérard Noiriel en su libroRéfugiés et sans-papiers. La République face au droit d’asile, XIXe-XXe siècle. Allí muestra cómo, en las últimas décadas en Francia, se ha establecido una división del trabajo en la gestión de los refugiados: ante cada nueva crisis humanitaria, los políticos hacen grandes discursos sobre solidaridad y derechos humanos, al tiempo que encargan a los funcionarios que filtren con severidad todas las demandas de asilo para acoger al menor número posible. La farsa del discurso grandilocuente se sostiene mediante un gigantesco aparato burocrático de detección de supuestos mentirosos.

En un capítulo analiza las cartas que escriben los demandantes de asilo en Francia. Estas cartas –a veces complementadas por entrevistas personales-, junto a las pruebas escritas que aporten, son los indicios a partir de los que las autoridades deciden si se trata de un “verdadero” o “falso” refugiado, si se le concede o deniega el asilo. Dos elementos son cruciales para la decisión: que se prueben la identidad y la persecución política. Para lo primero se exigen documentos de identidad y certificados –algo de lo que carecen en muchos casos los que han tenido que huir apresuradamente por temor a ser masacrados; además, en muchos países la burocratización es mucho menor que la europea-. Para lo segundo no suele haber pruebas escritas: como señala con sarcasmo Noiriel, los torturadores no suelen expedir certificados de los servicios rendidos. En este caso, lo esencial es el relato: contar una buena historia se convierte en cuestión de vida o muerte –especialmente porque la inmensa mayoría de las demandas se rechazan-.