Imprimir

Los micromachismos

. Publicado en Observatorio del discurso

Los Micromachismos
Luis Bonino, en 2004 define el micromachismo como:
 “pequeñas tiranías, terrorismo íntimo, violencia “blanda”, “suave” o de baja intensidad, tretas de dominación, machismo invisible o sexismo benévolo”.	 
El origen de la palabra vendría definido por la partícula “micro”, –tomada de Foucault en su microfísica del poder–, entendida como lo capilar, lo casi imperceptible, por naturalizado. Micro no significa, por tanto, pequeño, sino normalizado y poco perceptible, incluso para quienes los sufren. A pesar de que los micromachismos no son necesariamente planificados ni suponen mala intención, establecen una ventaja de unas personas sobre otras, de los varones sobre las mujeres. De ahí sus consecuencias: «producen un daño sordo y sostenido a la autonomía femenina que se agrava con el tiempo», señala Bonino.
Estas agresiones serían parte de un entramado de "violencia  simbólica", que como escribía Bourdieu, es:
 "cette coercition qui ne s’institue que par l’intermédiaire de l’adhésion que le dominé ne peut manquer d’accorder au dominant (donc à la domination) lorsqu’il ne dispose, pour le penser et pour se penser ou, mieux, pour penser sa relation avec lui, que d’instruments qu’il a en commun avec lui" (Bourdieu, 1997 : 245). 
19
Para pensar y crear otros instrumentos, el grupo de Facebook y estudiantes de la asignatura de Pragmática de la universidad de Santiago (coordinados por la profesora Gabriela Prego) han reaccionado ante los ejemplos de micromachismos que circulan en nuestro entorno cotidiano y que responden a los cuatro tipos de micromachismos que establece Bonino (utilitarios, encubiertos, de crisis, coercitivos), aunque quizás la mayoría se sitúa en los llamados encubiertos:
 Son muy sutiles y buscan la imposición de las “verdades” masculinas para hacer desaparecer la voluntad de la mujer, que termina  coartando sus deseos y haciendo lo que él quiere. Hay micromachismos en los silencios, en los paternalismos, en el “ninguneo” y en el mal humor  manipulativo. ¿Quién no ha escuchado en casa: “Calla, que papá está enfadado, viene muy cansado del trabajo y necesita las cosas “así”.	 
Como vemos, no son necesariamente institucionales, sino que se producen, circulan, y se arraigan en la interacción cotidiana. Mirar la interacción nos permitirá observar las relaciones de fuerza entre los discursos micromachistas los medios a través de los que se ejercen estas agresiones que denigran y degradan a las mujeres, pero también nos permitirán ver las resistencias que provocan, así como la reflexividad de las/os integrantes y simpatizantes de EDiSo con respecto a su expansión y naturalización.
Para saber más:

arrow-down-6-48oPara debatir: Sección de debateo

Submit to DeliciousSubmit to DiggSubmit to FacebookSubmit to Google BookmarksSubmit to StumbleuponSubmit to TechnoratiSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Por favor, haz login o regístrate en la web para poder publicar comentarios y participar más activamente. Después, refresca o vuelve a esta página. ¡Gracias!